lunes, 6 de octubre de 2014

La matemática es un lenguaje

Cuando la clase de matemática se convierte en la enseñanza de las cuentas y otros algoritmos, es decir, al perderse la ilación entre los hechos concretos y el contenido de la clase de matemática, los saberes que se adquieren en el aula empiezan a recorrer un camino paralelo a la realidad de todos los días. Aquí me referiré a cuestiones de lenguaje que se derivan del esfuerzo docente por conseguir que sus alumnos resuelvan cuestiones matemáticas "a toda costa". 

Con sólo recorrer los manuales de matemática encontramos un montón de recetas que, tomadas al pie de la letra, alejan al estudiante del verdadero significado que tienen los conceptos matemáticos. Esto sin contar las maneras de decir  transmitidas por lenguaje oral de generación en generación. 
Invito a los maestros y profesores de matemática a reflexionar sobre lo que decimos en clase. 
Esta es una breve lista cuyo análisis dejo al criterio del lector. 

ü  En la cuenta de restar: "Le pido prestado uno al compañero"
ü  En la cuenta de dividir: "2 dividido 3 no se puede (o no le está), entonces pongo un cero.
ü  "Completamos con ceros"
ü  "La superficie del rectángulo es base por altura"
ü  "Un número es divisible por 2 cuando termina en cifra par"
ü  "La división de decimales se resuelve como la de enteros pero se corre la coma"
ü  "Para sumar dos fracciones de igual denominador se suman los numeradores de los sumandos"
ü  "La suma de los ángulos interiores de un polígono es igual a 2 rectos, por la cantidad de lados menos 2"
ü  "Los ángulos de un triángulo"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario