viernes, 12 de septiembre de 2014

Para no frustrarse con la matemática


Frustrarse con la matemática parece muy común, a juzgar por las experiencias que los lectores relatan en este blog.
Unos pocos disfrutan y juegan con la matemática mientras que la inmensa mayoría de los mortales se frustran con ella. Es la historia de toda la vida. Los chicos se frustran, los maestros se frustran, los directivos también y los padres, ni hablar.
Desde este blog Matemática Clara pretendo abrir otro panorama. Creo que si la matemática es comunicada claramente cada uno razona por su cuenta, con su propio sentido común, y puede avanzar y no frustrarse.
Se me dirá que hay gente más dotada para matemática que otros. Y yo invito a esas personas a observar en cuánto tiempo real las nuevas generaciones se están apropiando de la tecnología. Si un niño se apropia desde la cuna del manejo de aparatos tan sofisticados sin la mediación de maestro alguno, ¿cómo es posible que ½ + ⅓ sea un misterio durante años y se llegue a la adultez sin haberlo incorporado a las ideas de todos los días?
Podemos soñar con que nuestros estudiantes se apropien de la matemática, que la hagan suya, como lo hacen con los celulares y tantas otras maquinitas que usan todos los días. ¿Qué les parece? Invito a los lectores, ya sean estudiantes, maestros (de cualquier nivel) o familiares de los chicos, a proponer acá alguna cosa que les gustaría aclarar de la matemática.
Estamos empezando un nuevo año escolar en Argentina. Podemos comenzar con otra mirada sobre el enseñar y el aprender de la matemática. Menos frustrante. Más satisfactoria. Para eso ofrezco aclarar. ¿Qué te gustaría aclarar, lector, sobre la matemática?
Los espero.

Isabel Ortega

No hay comentarios.:

Publicar un comentario