jueves, 4 de septiembre de 2014

Enseñar a calcular superficies

Enseñar a calcular superficies es un asunto difícil. Que los estudiantes aprendan es un poco más complicado aún.
La prueba está en que los chicos, aún los que aprueban sus exámenes calculando superficies, al cabo de un tiempo, olvidan cómo hacerlo. Pregunten ustedes lectores, a los adultos que conocen si recuerdan cómo calcular una superficie y podrán hacerse una idea del problema que nos ocupa acá.
Propongo la actividad que sigue para trabajar en el aula. Se llama El campo. En ella se ventilan cuestiones tales como:
  • Interpretación de dibujos hechos a escala.
  • Longitudes nombradas mediante sus medidas en Sistema Métrico Decimal.
  • Relaciones entre las unidades de medida de longitud y las de superficie.
  • Calculo de la superficie de un rectángulo del cual conocemos las medidas de sus lados,  y viceversa.
  • Medida de superficies nombradas en Sistema Métrico Decimal.
  • Medidas agrarias.
Hay muchas maneras de usar esta actividad en clase. Hay tantas como maestros, claro, porque la clase finalmente es un hecho de comunicación entre personas.
De todas ellas resaltaré dos que me parecen extremas en la gama de posibilidades que tiene la comunicación entre el que enseña y el que aprende.
  • Se puede proponer esta actividad para que cada estudiante la resuelva. Luego se revisen los resultados y ya.
  • Se puede proponer el trabajo en grupos y, mientras los estudiantes trabajen, el maestro ocuparse de hacer una escucha atenta. Escucha atenta significa no solo escuchar, también mirar, tomar nota, fotografiar, grabar en video, etcétera. Observar cómo se manejan con los números, con los trazados, con las medidas, con la calculadora, etcétera.
De la primera posibilidad se lograrán muchas cosas. Entre otras poner una calificación a cada alumno y tener un trabajo hecho en el cuaderno de clases.
De la segunda puede surgir un proceso en el que los estudiantes aprendan y el maestro también. Me refiero a que el docente conozca nuevas maneras de construir el conocimiento del cálculo de superficies, las maneras es esos estudiantes. No hay que olvidar que cada persona construye su propio conocimiento de una manera única y personal. Hay tantas maneras de aprender a calcular superficies como personas hay.
Es muy común creer que el maestro con mucha experiencia sabe mucho más de su materia. Es posible. Sin embargo me parece que, si capitalizó su experiencia en clase, sabe mucho de cómo la gente aprende su materia (o no la aprende).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario