jueves, 7 de noviembre de 2013

Fracciones desde el jardín de infantes


Agradezco la ilustración a Fernanda Cazador

El concepto de partir el entero en dos partes iguales abre un espacio de trabajo para los chicos y el docente, trabajo que consiste en manipular mitades de objetos de todos los días.
En este sentido, hay un detalle que es muy importante en la construcción del concepto del número fraccionario. El maestro de distingue claramente estas dos actividades:
·       Calcular cuántos objetos hay en un montón con solo ver.
·       Calcular cuántos objetos hay en un montón contándolos.
Con la misma claridad se distinguirán estos dos niveles de comprensión de los números fraccionarios:
·       Con la parte y el entero a la vista, calcular qué cantidad fraccionaria es.

·       Cortar (o separar, o partir) un entero en partes iguales para obtener fracciones.
Con esto quiero decir que así como para construir el aprendizaje de los números naturales se va agregando uno cada vez (con 3, y agregando 1, se obtiene 4; con 15, agregando 1, se obtiene 16, y así sucesivamente), de la misma forma hay que experimentar mucho cortando enteros hasta dar con los números fraccionarios.
Tiene que quedar claro que así como se generan los números naturales agregando, se generan las fracciones cortando el entero. Y digo que hay que experimentar mucho porque no solo es cuestión de partir sino también de conseguir partes iguales.

En esto quiero detenerme un poco. Los chicos están acostumbrados a partir y repartir: parten galletitas, reparten bloques para jugar, ponen en vasos el contenido de jugo de una jarra, etcétera pero, ¿lo hacen en partes iguales? Casi siempre no. Y el docente tendrá muy claro que los números fraccionarios son solo para el caso en que esos pedacitos sean iguales.

1 comentario: