viernes, 16 de agosto de 2013

Las espantosas cuentas de dividir



¡Gracias por la foto Belu!

No es exagerado decir que las cuentas de dividir son espantosas, porque verdaderamente espantan. Lo he visto en las aulas, aulas de todos los niveles. Los chicos, los padres, los maestros, muestran verdadera aversión por las cuentas de dividir. Muchos salen del paso con la calculadora. Me refiero a los estudiantes que obtienen un resultado de la pantalla de la calculadora que a duras penas pueden interpretar y también me refiero a los docentes que al decir "usá calculadora" evitan el mal momento de lidiar con la enseñanza de la dichosa cuenta.

Sin embargo creo que la cuenta de dividir es fácil: se trata solamente de calcular cuántas veces se puede restar el divisor del dividendo. Por ejemplo, en la cuenta:
se trata de calcular cuántas veces  199347  se puede restar de  234567. Una vez, seguro. Así que restemos nomás.
Escribamos la cuenta de restar.

Resolvamos la resta.
Como 199347 no se puede restar de 35220, la cuenta terminó.
Todas las cuentas de dividir se pueden resolver con esta lógica, aún las cuentas entre decimales y hasta entre fracciones. Esta manera de resolver la cuenta de dividir no es

  • un método de enseñanza,
  • ni una manera de entretener a los chicos,
  • ni una didáctica moderna.
Es el fundamento de la división y la idea que usaron los que inventaron la cuenta de dividir hace muchísimo tiempo. ¡Es la matemática! 





No hay comentarios.:

Publicar un comentario