viernes, 2 de agosto de 2013

Enseñar a medir

Enseñar a medir a niños pequeños

Largos en plastilina
El trabajo con plastilina puede aportar ideas a la construcción de la medida. Los chicos y las chicas trabajan con plastilina en clase y hacen tiras de diferentes largos. Al comparar el largo de una con el de otra, está presente la medida de longitud. Para poner la mirada en esto les pedimos que comparen: ¿cuál es más larga?, ¿cuál es más corta?, busquen una entre esta y esta otra., ordenen empezando por la más corta hasta llegar a la más larga, hagan una más corta que ésta pero más larga que esa.
En el trabajo de comparación es muy importante que medie alguna actividad física que apoye las conclusiones. Me refiero a que no basta con que un chico diga correctamente cuál es la más larga, para que el docente se dé por convencido de que la clase sabe cuál es la más larga. Los chicos tendrán la posibilidad de poner una al lado de la otra y comprobar cuál es la más larga. Es que a veces preguntamos a los alumnos, le pedimos que piensen y creemos que con eso basta para hallar la respuesta correcta; algo así como que la actividad matemática solo se limita a pensar (pensá, nene, pensá), que se aprende solo con el pensamiento. Creo yo que se aprende con todo el cuerpo, que la actividad física de acomodar las piezas de plastilina, de verlas, de moverlas hasta hacer coincidir un extremo, etcétera, son todos caminos de construcción del aprendizaje.
Medir a ojo
De todos los trabajos de plastilina, tomamos uno como unidad de medida. La tira que amasó Ximena será la unidad de medida.
a Ahora vamos a comparar todos con la tira que amasó Ximena.
a ¿Cuántas veces cabe en la tira de Juan? ¿Y en la de Marisa?
Ya entraron en juego los números, aparece la medida.
a La tira de Marcos mide dos,
a la de Ana mide tres,
a la de Matías mide uno y un poquito. 

En esta actividad la magnitud que medimos es la longitud. Midamos ahora cantidades de superficie.
a Dibujá un sol muy amarillo.
a ¿Cuál es más grande, tu sol o el de tu compañero?
a ¿Cuál es el sol más pequeño?
Tomamos la superficie de la palma de la mano para comparar.
a Dibujá un sol más grande que tu mano derecha.
a Dibujá un sol más grande que dos manos juntas.

Estamos en clase de Ciencias Naturales. Los chicos trabajan con agua. Es buen momento para medir capacidades de recipientes a ojo.
a ¿Cuántos vasitos de éstos se necesitan para llenar este recipiente?
a Poné tres tazas de agua en esta jarra.
a Poné tres vasitos de agua en esta otra jarra.
a ¿Cuál jarra tiene más?
a ¿Quién contienen más agua, la taza o el vasito?


En todos estos ejemplo estamos midiendo a ojo. Esto significa que no usamos instrumentos graduados de medición. Es muy importante el trabajo de medir sin instrumentos para la construcción de la medida. En este sentido, basta observar cómo muchos adultos relacionamos la noción de medir solo al uso del metro, la balanza, el termómetro y otros instrumentos de medición graduados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario